FANDOM


Ataque a la Nación del Fuego es el décimo episodio del Libro Tres: Espíritus Asechando y el episodio 50 en general de Las Aventuras de Kinú: Entre Dos Avatares. En la imagen, las Grandes Puertas de Azulon.

SinopsisEditar

En este episodio veremos la llegada de la Reina Tierra a la Nación del Fuego, unas primeras batallas entre la pobre flota de la Reina Tierra y el ejército de la Nación del Fuego y veremos el reencuentro de la familia Feng con Nost. ¿Será capaz la nueva Señor del Fuego Izumi de evitar que su nación entre en guerra con el Reino Tierra?

Episodio 10: Ataque a la Nación del FuegoEditar

Anteriormente en Avatar...Editar

(Comienza la escena en la coronación de Izumi.)

Izumi: Ciudadanos, prometo no defraudarlos, y seguir comandando nuestra Nación en estos tiempos de paz tal y cómo lo hizo el Señor del Fuego Zuko. (se pone de rodillas. Zuko se le acerca, se quita la corona y se la pone a su hija, nombrándola como Señor del Fuego. Izumi se levanta.)

Vocero: ¡Larga vida al Señor del Fuego Izumi! ¡Viva! (Toda la multitud aplaude y festeja. Izumi, Kiyi, Zuko y el vocero vuelven a entrar al palacio.) (Vuele a cambiar la escena al Reino Tierra.)

Guardia: Su majestad. Los Feng han llegado y se van a entregar.

Hou-Ting: ¡¿Qué?! ¿Los Feng? Luego de tanto tiempo huyendo de mí, ¿vienen y se entregan así sin más? (Minutos después, Blas está discutiendo con la reina.)

Blas: ¿Por qué no puede crear su propia legión de Dai Li en lugar de atacar a la Nación del Fuego?

Hou-Ting: Ellos no tienen permitido tener un ejército con maestros tierra. Ellos son los que se deben crear su propia legión. Además, quiero demostrar la superioridad del Reino Tierra por sobre la Nación del Fuego. (Cambia la escena a la flota de las Naciones Unidas. De repente suena el teléfono y Bumi corre a atender.)

Bumi: Habla con el general de las Fuerzas Unidas.

Comandante en el teléfono: General, hemos recibido la noticia de que la Reina Tierra envió una flota hacia la Nación del Fuego. Desconocemos sus fines y si planea iniciar una guerra o qué.

Bumi: Oh no... Envíen la noticia al Consejo de Ciudad República. Necesito órdenes. (Cambia la escena al Palacio de la Nación del Fuego.)

Izumi: Esta bien papá, si no me ayudarás... (Va hacia un teléfono y llama al comandante.) Comandante, reúne a las tropas tanto en el puerto como en las Puertas de Azulon. Necesitamos defensa. (Vuelve a cambiar la escena a la flota del Reina Tierra, dónde la familia Feng están encerrados en un celda de madera.)

Lisa: ¿Qué pasó? (Mora sea asoma por la ventana y ve las Grandes Puertas de Azulon encendidas.)

Mora: Llegamos...

EpisodioEditar

(Comienza el episodio en dónde había quedado el episodio pasado. La pequeña flota de la Reina Tierra, que contaba con apenas 8 barcos, dos de los cuáles pertenecían a la flota antigua y eran de madera (y en uno de ellos se encontraban apresados la familia Feng) llegó a las Puertas de Azulon que automáticamente se encendieron. El barco más imponente era en el cuál la Reina Tierra se encontraba.)

Lisa: (Amacando a Ken) ¿Y ahora qué? La Reina Tierra se creía que sería fácil entrar a la Nación del Fuego.

Blas: Esa Reina sólo sirve para crear conflictos.

Mora: (Ve la llave de metal sobre una caja.) ¡Papá! ¡Mira! La llave está justo allí.

Blas: ¿Y que quieres que haga hija? (Mora se lo queda mirando.) No sé hacer Metal Control, nunca pude.

Mia: (Amacando a Wiru.) Vale intentarlo otra vez, ¿no? Quizás podríamos salir.

Blas: Ya lo intenté millones de veces y nunca funciona. (Mientras discuten, Mora estira su brazo fuera de la celda intentando hacer Metal Control y atraer la llave.)

(Cambia la escena al barco de la Reina Tierra.)

Hou-Ting: ¡AARGH! ¡¿Qué hacemos ahora, general Hong?! ¡¿Cuál es tu plan para atravesar ese fuego?!

General Hong: Quizás deberíamos esperar ser atendidos por el Señor del Fuego, su majestad.

Hou-Ting: ¡¿Esperar?! ¡Yo no vine hasta aquí para esperar! ¡Vine para ver a mis soldados vencer a La Nación del Fuego!

Gun: Si me disculpa, su majestad. Creo que debería escuchar al General. Nuestros maestros no son capaces de luchar en agua y destruir las puertas.

Hou-Ting: ¡Deja de desafiarme! ¡Quiero que los soldados bombardeen esa estatua ahora! (De repente, un barco de la flota de la Nación del Fuego se acerca y arma un puente entre este y el de la Reina. Por allí pasa un general acompañado de dos soldados.) ¿Quiénes son esos?

General Hong: Es el General Kam, jefe del Ejército de la Nación del Fuego.

Hou-Ting: ¡Gun! ¡Dile que se vaya!

Gun: Sí su majestad. (Sale de la cabina de la Reina y corre hacia el General de la Nación del Fuego.)

General Kam: ¡Reina Tierra! He venido en nombre del Señor del Fuego Izumi. Necesito dialogar con usted. (Gun se le acerca.)

Gun: La Reina Tierra no está dispuesta a dialogar hasta encontrarse cara a cara con el Señor del Fuego.

General Kam: Lo siento, pero para hablar con el Señor del Fuego primero debe dialogar conmigo, son órdenes de ella.

Hou-Ting: (Desde su cabina hablando con el general Hong.) Ve y dile a ese hombre que no le diremos nada hasta poder yo misma hablar con el Señor del Fuego. Y amenázalo para que abran de una buena vez.

General Hong: Sí su majestad. (Sale de la cabina.)

Gun: (A Kam.) Lo siento, pero la Reina Tierra no está dispuesta. (De repente, llega el General Hong y dos soldados escoltándolos.)

General Hong: ¿Qué busca aquí?

General Kam: La Señora del Fuego Izumi quiere que yo mismo le comunique cuál es su propósito en su traslado hacia nuestra nación, señor General.

General Hong: Esa es información confidencial. Le pido que se retire. (Dos maestros metal se acercan y quiebran el puente entre ambos barcos. Varios soldados acorralan al General Kam y a sus acompañantes.)

General Kam: No vinimos a luchar, General. Sólo buscamos dialogar.

General Hong: ¡Atrápenlos! (Los soldados lanzan sogas para atraparlos pero Kam y sus soldados hacen Fuego Control empujándolos a todos hacia atrás.) ¡Aaah! (El General Kam y sus soldados saltan y se impulsan con Fuego Control hacia su barco.)

Hou-Ting: (Gritando desde su cabina.) ¡Ineptos! ¡Tenían que atacarlos desprevenidos! ¡Ahora bombardeen esa estatua hasta derribarla! (De todos los barcos comienzan a salir enormes piedras hacia la estatua de Azulon.)

(En el barco del General Kam, Kam corre hacia su cabina para comunicarse con Izumi.)

General Kam: ¡Señora del Fuego! ¡Están atacando las Grandes Puertas! ¡Necesito órdenes!

Izumi: (Por el teléfono.) ¡Derriba sus dos barcos de madera y amenazala para que confiese su propósito de una vez! (Zuko y Shaila están en la misma habitación escuchándola.) ¿Crees que es una buena decisión papá?

Shaila: Me parece demasiado...

Zuko: No hija, no me preguntes a mí. Si tomaste esa decisión es porque es la correcta.

(Una flota de la Nación del Fuego aparece por detrás acorralando a la flota del Reino Tierra y comienza a lanzar bolas de fuego, principalmente contra los barcos de madera. Desde la costa que no se encontraba tan lejos, soldados de la Nación del Fuego también atacan.)

Mia: (balanceándose.) ¡Aaah! ¡¿Qué está pasando?!

Blas: ¡Parece que están atacando el barco!

Lisa: (Ve que el techo comienza a incendiarse.) ¡El barco se incendia! (Mientras, mora sigue intentando atraer la llave.)

General Hong: (En el barco de la Reina Tierra.) ¡Nos atacan! (Corre hacia la cabina de la Reina Tierra junto a Gun.)

Hou-Ting: (Ve entrar a Hong y a Gun.) ¡¡¿Qué esperan?!! ¡Ordena que dejen de atacar a las puertas y destruyan a la flota del Fuego!

General Hong: ¡Sí su majestad! (Luego de decir eso, ve cómo uno de los barcos de madera queda completamente bajo fuego y destruido. Se acerca a la ventana.) ¡Ataquen a la Nación del Fuego! (Los demás barcos de la flota comienzan a atacar a la Nación del Fuego.)

Mia: ¡Tenemos que salir de aquí!

Mora: Ya casi... (Hace más fuerza cuando de repente la llave vuela hacia Mora.) ¡Lo logré!

Blas: ¡¡¿¿HICISTE METAL CONTROL??!! (Mora abre la celda y empiezan a salir.)

Lisa: ¡Y ahora, ¿Qué hacemos?! (De repente, una bola de fuego atraviesa el techo y destruye el suelo del barco abriendo un agujero por dónde caen todos.) ¡AAH! (La familia cae al agua.)

Blas: (Sale a la superficie.) ¡Los bebés! (Lisa hace de repente una ola de agua gigante y empujando a todos ellos hacia la costa, y empiezan a toser acostados en la playa.)

Lisa: (Se levanta y deja a Wiru acostado.) ¡Wiru! (Le saca el agua de los pulmones y el bebé empieza a toser y llorar, luego corre hacia Ken, que estaba con Mia, y hace lo mismo.)

Mia: (tosiendo.) Gracias hermana.

Lisa: ¿Hace cuanto no escuchaba esa palabra salir de tu boca?

Mora: ¡Vista papá! ¡Sé hacer metal control!

Blas: (Se levanta y ve a lo lejos unos soldados de la Nación del Fuego.) Creo que debemos alejarnos de aquí.

(En el barco de la Reina Tierra.)

General Hong: Su majestad, nos han derribado dos barcos.

Hou-Ting: Arghh... Esta bien. Detén el ataque. Hablaré con el General Kam.

General Hong: Sí, su majestad. (Sale hacia afuera y da la seña para que los soldados dejen de atacar, pocos minutos después, la Nación del Fuego también deja de atacar. Asimismo, un barco de La Nación del Fuego vuelve a acercarse al barco de la Reina. Otro puente vuelve a abrirse entre ambos barcos y el general Kam cruza.)

General Kam: ¿Ya se rindieron? (Gun se le acerca.)

Gun: Acompañeme, general. (Gun y el General Kam van hacia la cabina de la Reina.)

Hou-Ting: Ya lograron destruir dos de nuestros barcos, ¿Qué quieren que les diga?

General Kam: Sólo queremos saber a qué viene a nuestra Nación, y cuál es su propósito de traer a toda su flota hacia aquí.

Hou-Ting: ¿Se piensa que esto es todo lo que tenemos? Jajajaja. Pues no, esta pequeña flota sólo está escoltándome. (Se quedan callados.) Vine a hablar con el Señor del Fuego. Quiero recuperar a mis Dai Li. Durante todas estas décadas hemos tenido un ejército débil sin sus técnicas, y los quiero de vuelta.

General Kam: Entiendo. Le acomodaré una cita con la Señor del Fuego Izumi. (Sale de la cabina y va hacia su barco.)

Gun: ¿Lo ve, su majestad? Sólo era decirle eso para que nos deje pasar. No teníamos por qué iniciar un ataque...

Hou-Ting: ¡Cállate! ¡No te pedí que cuestionaras mis decisiones! (Se va enojada. Las Puertas de Azulon se apagan y dejan el camino libre para que la flota del Reino Tierra cruce.)

(Cambia la escena a una playa de la Nación del Fuego. Nost está vestido de soldado esperando para partir de vuelta hacia la capital. Se encuentra sentado escribiendo una carta.)

Nost: (en la carta.) Querido Li Chung, no sabes cuanto tiempo estuve esperando para que me contestaras y aún sigo sin recibir respuesta. Me encantaría poder arreglar las cosas... (En ese momento Nost se enfurece y lanza el papel al mar, y se queda mirando al horizonte. De repente, escucha unas voces a lo lejos.)

Mia: (Caminando unos metros de donde se encontraba Nost.) ¿Y qué piensas que vamos a hacer ahora Blas? ¿Volver a nuestra vida de prófugos escapando de la ley?

Blas: Ya se nos ocurrirá algo.

Mora: ¡No papá! Vinimos a arreglar las cosas entre la Reina Tierra y el Señor del Fuego. No podemos irnos.

Blas: Hija, ¿Y cómo piensas que llegaremos al Señor del Fuego? Estamos a kilómetros de la capital y caminar hasta allá nos llevaría horas.

Lisa: Blas tiene razón... Y no debemos permitir que nos capturen.

Mora: ¿Por qué no? ¿Qué nos podrían hacer?

Blas: Hija, tú no sabes lo que es vivir en la cárcel. Yo no quiero eso para mi familia.

Mia: Ya discutimos esto. No quiero volver a hablar del tema. Vamos a entregarnos y a cumplir lo que vinimos a hacer. (Camina enfurecida.)

Blas: ¡Espera! (De repente, ve a un soldado de la Nación del Fuego en la playa, es Nost.) ¡Cálmate! (Todos se frenan.) Haz silencio... (Nost se pone a ver por todos lados.)

Mora: Oye... ese no es... (De repente pisa una rama y Nost los ve y ataca con fuego control al arbusto.)

Nost: ¡Salgan de ahí! Ya los vi. (Nadie le responde.) ¡¿Qué escucharon?! (Quema el arbusto y ve a Blas y su familia.)

Blas: ¡Fuera! (Ataca con tierra control y lo levanta mandándolo lejos, Blas empieza a alejarse del lugar cuando Mia lo detiene.)

Mia: ¡Espera! (Se acerca a Nost que quedó tirado en la arena.) ¿Nost? ¿Eres tú?

Nost: ¿Qué? (Ve que están vestidos del Reino Tierra y reconoce a Blas.) ¿Blas?

Blas: ¡Nost! ¡Amigo! (Se abrazan.)

Nost: No entiendo, ¿Dónde están Li Chung, Kinú y Mishao? ¿Qué hacen ustedes aquí?

Blas: Pues, es una larga historia... ¿Eres soldado de la Nación del Fuego ahora?

Nost: Sí, lo soy. Necesitaba un trabajo.

Mora: (Interrumpe.) Mira, yo te cuento nuestra larga historia. La Reina Tierra nos trajo cómo prisioneros para negociar con el Señor del Fuego y que deje a los Dai Li, que papá entregó hace unos años.

Nost: Sí, recuerdo eso... Pero, por lo que sé, los Dai Li ya no existen.

Blas: Espera, ¿A qué te refieres con que ya no existen?

Nost: Por varios años fueron las fuerzas encargadas de la protección del Señor del Fuego Zuko, pero desde hace no mucho decidieron mantener en secreto el uso de maestros Tierra como una fuerza servidora de nuestra Nación, por lo que nadie sabe sobre el paradero de las últimas personas seguidoras de sus técnicas.

Lisa: Entonces... ¿Qué se supone que hará la Reina?

Mora: Pues, el arte Dai Li no está del todo extinto, papá, a ti te enseñaron Tierra Control con esa técnica, ¿No es así?

Blas: Pues sí.

Mora: Creo que deberíamos hablar con la Reina y explicarle la situación... Quizá así podrás pagar tus deudas.

Blas: Hija... yo no sé.

Mia: Cariño, Mora tiene razón. No debemos seguir huyendo.

Blas: Pero, la familia...

Mia: Cariño...

Blas: (Frustrado.) Está bien... Tenemos que reencontrarnos con la Reina. ¿Pero cómo llegaremos a la Capital?

Nost: Yo vivo ahí, ¡los acompañaré! Hay un pueblo cerca, de ahí podemos tomar un bus. Avisaré al comandante que me volveré solo.

Mia: ¡Excelente! (Todos comienzan a caminar junto a Nost.)

(Cambia la escena al barco de la Reina Tierra, varias horas después.)

Hou-Ting: ¿A qué se refería el general enemigo, con "Señor del Fuego Izumi"?

Gun: El Señor del Fuego Zuko abdicó el trono para su hija, su majestad.

Hou-Ting: ¿Dejó el trono? Qué cobarde. Supongo que nuestra estadía aquí será más corta de lo que imaginé.

Gun: ¿Entonces no tiene intenciones de iniciar una guerra?

Hou-Ting: Será la última opción. Si se niegan a entregar a los Dai Li, atacaremos. (De repente el barco se frena y el capitán se acerca a la reina.)

Capitán: Su majestad, hemos llegado.

Hou-Ting: Excelente, traigan a los prisioneros para comenzar la negociación.

Capitán: Emm... Su majestad, ellos estaban en uno de los barcos que se hundió.

Hou-Ting: ¡¿Qué?! ¡¡Y no me avisaron nada!! ¡¡Gun!! ¿Por qué no me dijiste?

Gun: No lo sabía, majestad.

Hou-Ting: ¡¡Llama al General!! (El Capitán sale corriendo y luego de unos minutos entra Hong.)

General Hong: ¿Qué desea, su majestad?

Hou-Ting: ¡¡¿¿Qué pasó con los prisioneros??!!

General Hong: Estaban en uno de los barcos de madera, no sabíamos si eran capaces de controlar el metal.

Hou-Ting: ¡¿Murieron, o escaparon?!

General Hong: No lo sabemos, majestad.

Hou-Ting: ¡¡AAARGH!! ¡¿Y ahora qué se supone que haga?! ¡¿Atacar?! ¡Estamos vigilados por todos lados!

Gun: Si me disculpa, yo creo que debería negociar usted por su cuenta.

Hou-Ting: ¡Ya lo sé! ¡No tenías que decírmelo! ¡¿Y cómo haré pagar a los Feng por todos sus delitos?!

Gun: Sí se lo comunicamos al Señor del Fuego...

Hou-Ting: ¡No tenías que responderme!

(La Reina Tierra sale furiosa de su cabina y baja del barco acompañada de Gun y el General Hong. Unos soldados de la Nación del Fuego se acercan a darle la bienvenida con una carroza.)

Soldado 1: Bienvenida, Reina Tierra. Hemos oído de su llegada y de su encuentro con la Señora del Fuego. Si me permite, la acompañaremos hacia...

Hou-Ting: (Interrumpe.) ¡Necesito que busquen a mis prisioneros!

Soldado 1: (Sorprendidos.) Emm, lo siento, pero nosotros no podemos responder a sus órdenes. (Sin medir más palabras y frustrada, la Reina Tierra se sube a la carroza. A lo lejos, estaba la flota de las Naciones Unidas, Bumi y Iroh miraban a la Reina Tierra llegar con sospecha.)

Iroh: ¿Qué le sucede? ¿Por qué está tan furiosa?

Bumi: No lo sé, pero hay que mantenerla vigilada. Evitaremos que tome medidas de fuerza.

(Cambia la escena al palacio de la Nación del Fuego, otras horas después.)

Izumi: Papá, ¿Puedes darme más consejos?

Zuko: Lo que tú desees hija.

Izumi: ¿Cómo haré para evitar que la Reina Tierra nos ataque? Conozco que es muy vengativa, manipuladora y terca.

Zuko: Tú sólo usa el poder de la palabra y trata de mantenerte estable y firme. No te rebajes a su nivel si comienza a salirse de lugar. Ya te conté todo sobre los Dai Li y quiero que tengas una negociación pacífica.

Izumi: Lo sé, papá. No te defraudaré. (Se toman de la mano. De repente, entra un guardia.)

Guardia: Señoría, la Reina Tierra ha llegado.

(Fin del episodio. Creado por Rambor (discusión) 00:19 9 nov 2018 (UTC).)

PersonajesEditar

Personajes PrincipalesEditar

Personajes SecundariosEditar

Personajes MenoresEditar