FANDOM


CCR - Capítulo 1

Primer episodio de Crónicas de Ciudad República.

Capítulo 1: Mako y Bolin Editar

Las calles comenzaban a ser iluminadas por las flamas de las farolas, que espantaban la oscuridad que se escondía en los callejones de Ciudad República.

Desde una de aquellas callejuelas, un par de pequeñas sombras surgieron de entre los toneles de basura. La figura más alta y de cabello alborotado guiaba a la figura más pequeña y algo rechoncha. Al acercarse a la avenida iluminada, por donde transitaba un gran número de personas que comenzaba a regresar a sus hogares tras una dura jornada de trabajo, las dos figuras se tuvieron a la espera de alguna oportunidad.

No tuvieron que esperar demasiado tiempo, un hombre calvo y encorvado venía distraído leyendo el periódico sin mirar por donde caminaba.

Esperaron que se acercara a donde ellos estaban escondidos. Cuando pasaba justo frente a ellos, la figura más pequeña hizo un movimiento rápido. Justo frente al pie del hombre calvo, emergió un pequeño canto de roca que de inmediato hizo que el hombre tropezase y cayera con gran estruendo sobre la acera.

La figura más alta, un muchacho flacucho, de pelo enmarañado y ropa gastada con una bufanda roja, surgió como un rayo desde la sombra y se abalanzó sobre el hombre caído. Antes de que el hombre pudiera recuperarse del golpe, el muchacho ya le había registrado los bolsillos y regresaba corriendo hacia el callejón por donde ya corría la figura más pequeña, que se detuvo un momento para esperar a su compañero y hacer algunos movimientos que levantaron una pared de tierra que selló el callejón.

Ambas figuras continuaron corriendo por entre los destartalados callejones menos transcurridos de la ciudad. Cuando ya se sintieron a salvo se detuvieron para recuperar el aliento debajo de una farola.

– ¡Wow hermano eso fue genial! –Exclamó el más pequeño– ¿Cuanto fue esta vez?

– Tranquilo Bolin, el calvo no llevaba muchos Yuanes, pero nos alcanza para unas hojuelas de fuego al menos.

– Oh rayos, Mako, yo quería Pollo zarigüeya para cenar –se lamentó Bolin.

Mako hizo una mueca de asco, a él no le gustaba los antojos ocasionales de Bolin.

– Podemos intentarlo otra vez para sacar algo más, pero de ninguna manera comeré pollo zarigüeya de nuevo.

– Mira hermano, ese viejo está anunciando a gritos que le sobran algunos duraznos luna.

Mako siguió con la mirada hacia donde indicaba Bolin. Al otro lado de la calle un hombre en un carro de frutas estaba ofreciendo su mercadería a todo el que pasaba frente al él.

– No lo sé, Bolin, hay demasiada gente para intentarlo.

– Vamos hermano, hace siglos que no pruebo uno de esos duraznos.

Mako se lo pensó un momento y luego de ver el rostro suplicante de Bolin, le asintió decidido.

– Tú distraes. – le dijo comenzando a caminar hacia el puesto de fruta.

Bolin dio un salto de alegría y siguió a su hermano.

El vendedor de fruta continuaba anunciando su mercancía. Una mujer delgada y bien vestida con ropas que indicaban que precedía de las tribus agua se acercó a él junto a una muchacha que llevaba un vestido celeste lleno de encajes.

Bolin se acercó a ellos mientras el vendedor les mostraba la mercancía a la mujer y a la muchacha.

– ¿De dónde trae estas frutas? –preguntó Bolin interrumpiendo la conversación.

El vendedor previendo otra venta en seguida puso atención a Bolin.

– ¡Ah! Esta mercadería es de lo mejor, es cultivada por acólitos del aire en el templo aire del sur. Las semillas de esta fruta fueron encontradas en una cámara de conserva en el mismo templo. Con cada bocado saborearán lo mejor de la cultura de los nómadas aire.

La mujer pareció muy interesada en esto. Bolin vio como su hermano se acercaba silenciosamente por detrás del vendedor.

– ¿Eso es verdad? Yo tengo entendido que son cultivadas en el reino tierra. – dijo Bolin intentando tener toda la atención del vendedor. La mujer y la muchacha también se le quedaron mirando, la mujer pareció algo decepcionada al escuchar esto.

– Oh no muchacho, como decía…

El vendedor se giro para tomar un canasto de sus mejores duraznos, cuando se dio cuenta que tras él estaba Mako con ya varias de sus frutas entre sus brazos. Antes de que pudiera hacer nada, Mako salió corriendo dejando un rastro de fruta que se le caía mientras corría.

– ¡Ladrón! –gritó el vendedor.

Bolin de inmediato salió tras su hermano, no sin antes hacer tropezar al vendedor con su tierra control.

Sin embargo justo frente a Mako cayó un hombre con una reluciente armadura de metal, en su pecho el emblema de la policía de metal control brillaba.

– ¡Alto! –dijo intentando agarrar a Mako, pero este le lanzó a la cara las frutas que aún llevaba con él.

En seguida regreso sobre sus paso y alcanzó a Bolin que ya corría en dirección contraria, pero frente a ellos el vendedor ya estaba preparado para agarrarlos. Estaban acorralados.

Pero de pronto un látigo de agua agarró el pie del vendedor y lo hizo caer hacia adelante, el golpe le hizo perder el conocimiento. Mako tomó el brazo de su hermano y siguieron corriendo por sobre el cuerpo caído del vendedor. Tras pasarlos ambos vieron como la muchacha del vestido celeste, escondía el agua en una cantimplora que metió entre los pliegues del vestido antes de que alguien más pudiera verle. La mujer distraída ni siquiera notó la acción de la muchacha. Ambos le sonrieron dándole las gracias y se metieron en uno de los callejones para perder de vista al policía, que de todas formas no los iba a perseguir mucho por un robo menor.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar